Jueves, 22 Febrero 2018
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

El clientelismo político de Danilo Medina


Por: Elvys Duarte

El afán de un grupo político para reformar el Art. 124 de nuestra Constitución y permitir la respostulacion presidencial del Licdo. Danilo Medina, con las esperanzas de continuar abusando del poder bajo la implementación de un régimen de impunidad hacia la corrupción, sumergió a nuestra República Dominicana en una crisis de principios y valores donde el clientelismo político no se hizo esperar como herramienta fundamental para la proclamación de la reelección. El eje central de esta reforma constitucional es la intención de un grupo político, liderada por la pasión de un solo hombre, de mantener impune el desastre socio económico ocasionado durante todo este largo tiempo por el cual nos ha gobernado el Partido de la Liberación Dominicana y para ello sus principales dirigentes sincronizaron cada uno de sus movimientos tras el objetivo de cambiar decisiones por dinero.


Sus actos ilegales e ilícitos en la mayoría de los casos fueron realizados desde la clandestinidad y con alta dosis de ocultismo recordando aquel viejo personaje de nuestra historia política, que todos sabíamos que existe e incluso donde merodea y llamamos el “hombre de maletín” y que en a inicios de esta semana altos dirigentes del partido de turno, como César Pina Toribio y Rafael Alburquerque, montaron el show mediático de propiciar su investigación con la única intención de callar el rumor del pueblo.


En los últimos doce años de nuestra historia el clientelismo ha sido la carta a jugar por el Partido de la Liberación Dominicana y el instrumento utilizado por éstos para propiciar el fraude y la corrupción de sus allegados, en algunos casos se eliminan pruebas que permitan su comprobación, en otros se disfrazan de prácticas legales con la intención de intercambiar un beneficio aparente que posteriormente será cobrado con altos intereses o se realiza de una manera tan descarada que supone una conciencia plena de la ilegalidad de la actuación todo esto solo con el interés de adquirir un crecimiento de apoyos y votos.


El Partido de la Liberación Dominicana  y nuestro actual presidente el Licdo. Danilo Medina apuestan al incremento de la pobreza y de la indigencia, tal como lo establece el estudio Panorama Social de América Latina presentado recientemente por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), y elaboran sus estrategias en torno a la acumulación de indigentes a quienes puedan ofrecerles preventas políticas en cambio de sus votos e incluso han llegado en ocasiones a amenazar a sus subordinados con el despido a cambio de incrementar sus electores para fortalecer el fraude y la corrupción. La malicia del partido de turno llega a la magnitud de debilitar la institucionalidad del Estado y las medidas para contrarrestar la pobreza se limitan únicamente al establecimiento de planes sociales,  obligatorios de por sí pero que son otorgados por el Presidente Danilo Medina con la única intención de crear un vinculo de dependencia entre éste y el Pueblo Dominicano.


Es tiempo de que todos nos empoderemos y entendamos que nuestro voto es el único mecanismo de control que poseemos para velar por nuestro futuro como nación y no un bien de intercambio para propiciar principios y valores quebrantados cuya única finalidad es establecer un régimen de tolerancia a la ilegalidad. Es necesario que en nuestra República Dominicana se establezcan la base de una nueva voluntad política que establezca un sistema para la toma de decisiones gubernamentales basado en las necesidades prioritarias de nuestro pueblo dejando de lado los intereses partidarios.


 

Es propicio que todos los dominicanos nos unamos en contra del continuismo político y exijamos el establecimiento de una nueva relación entre el Estado y la sociedad. Es preciso que nuestro pueblo se concientice y nuestra decisión en las urnas de las elecciones venideras marquen una diferencia entre seguir viviendo en el mismo país inseguro y desorganizado en el que el Presidente Danilo Medina nos ha sumergido donde no existen oportunidades de empleo para nuestro jóvenes y necesitamos un sueldo de lujo para adquirir productos básicos o construir las bases de una nueva nación con oportunidades de desarrollo para todos. Esto solo es posible otorgando en los próximos comicios electorales las riendas de la nación a una persona con formación, aptitud de liderazgo, coherencia en sus principios y capacidad política para unificar a toda la oposición, una persona como el Licdo. Luis Abinader, quien tiene el compromiso de realizar los cambios que necesita nuestra amada Republica Dominicana para poder echar hacia adelante.

 

Visitantes en linea

Visitantes en Linea: 10704

Siguenos